Hannibal Lecter 01 - El Dragón Rojo by Harris Thomas

Hannibal Lecter 01 - El Dragón Rojo by Harris Thomas

autor:Harris, Thomas [Harris, Thomas]
Format: epub
Tags: http://jp89.sytes.net/
publicado: 2010-01-04T01:29:58+00:00


XXIII

El capitán Osborne, de la sección Homicidios de la policía de Chicago, tenía la cara gris y puntiaguda de un zorro de piedra. Por toda la comisaría se veían ejemplares del Tattler. Había uno sobre su escritorio.

No les ofreció sentarse a Graham y a Crawford.

¾Tenían planeado algo con Lounds en Chicago?

No, debía venir a Washington respondió Crawford. Había reservado un pasaje de avión. Estoy seguro que lo ha vericado.

En efecto, así lo hice. Salió ayer de su ocina a la una y media. Fue atacado en el garaje de su departamento, posiblemente alrededor de las dos y diez.

¾Encontraron algo en el garaje?

Sus llaves fueron pateadas debajo de su automóvil. No hay ningún encargado del garaje. Tuvieron una puerta accionada por radio, pero cayó sobre un par de automóviles y la retiraron. Nadie lo presenció. Eso parece ser la cantilena actual. Estamos trabajando en su automóvil.

¾Podríamos ayudarle?

Les facilitaré los resultados cuando los tenga. No ha dicho gran cosa, Graham. Parecía mucho más comunicativo en el diario.

Tampoco me he enterado de muchas cosas al escucharlo a usted.

¾Está enojado, capitán? inquirió Crawford.

¾Yo? ¾Y por qué? Localizamos una llamada telefónica a pedido de ustedes y atrapamos un maldito periodista. Luego nos comunican que no presentarán cargos en su contra. Hacen no sé qué clase de arreglo con él y aparece en primera plana de ese pasquín. Los otros diarios lo adoptan enseguida como si fuera de ellos.

Y ahora tenemos el primer asesinato del Duende Dientudo aquí, en Chicago. Qué maravilla. El Duende Dientudo en Chicago, fantástico. Antes de la medianoche tendremos seis tiroteos por accidente en casas de familia, un tipo borracho que trata de entrar desapercibidamente en su casa, la mujer lo oye y bang. Tal vez al Duende Dientudo le agrade Chicago y decida quedarse y divertirse un rato.

Podemos hacer lo siguiente anunció Crawford. Armar un gran alboroto, movilizar al jefe de policía y al scal federal, hacer correr a todo el mundo, incluidos usted y yo. O podemos tranquilizarnos y tratar de atrapar a ese degenerado. Esto fue ideado por mí y fue a parar al tacho, lo sé. ¾Le ha ocurrido alguna vez algo parecido en Chicago? No quiero pelear contra usted, capitán. Queremos agarrarlo y volver a nuestras casas. ¾Qué es lo que quiere usted?

Por el momento una taza de café. ¾Puedo ofrecerles una a ustedes también?

Yo acepto dijo Crawford.

Y yo también acotó Graham.

Osborne distribuyó las tazas de papel. Acto seguido los invitó a sentarse.

El Duende Dientudo debía de tener un furgón o una camioneta para poder trasladar a Lounds en esa silla de ruedas manifestó Graham.

Osborne asintió.

La placa que vio Lounds fue robada a un camión de un servicio de televisión en Oak Park. Robó

una placa comercial, lo que indica que la quería para un camión o una furgoneta. 108

Dragon Rojo

Thomas Harris

Reemplazó la del camión de TV con otra, también robada, para que no se dieran cuenta enseguida. Un muchacho muy astuto.

Hay algo que sabemos: robó la placa del camión de televisión poco después de las ocho y media de la mañana de ayer.



descargar



Descargo de responsabilidad:
Este sitio no almacena ningún archivo en su servidor. Solo indexamos y enlazamos.                                                  Contenido proporcionado por otros sitios. Póngase en contacto con los proveedores de contenido para eliminar el contenido de derechos de autor, si corresponde, y envíenos un correo electrónico. Inmediatamente eliminaremos los enlaces o contenidos relevantes.